Nuevos retos

En la actualidad, las tecnologías de la información y las comunicaciones han dejado de ser herramientas dedicadas únicamente a facilitar la operatoria del negocio, para pasar a ser herramientas fundamentales en la construcción y desarrollo de ventajas competitivas, entroncadas directamente con la estrategia de las empresas.

La cada vez más dura competencia hace que las empresas necesiten:

  • Disponer de los mejores recursos materiales y humanos que les permitan     competir en un mercado cada vez más global
  • Incrementar la capacidad de adaptación a los cambios
  • Diferenciarse incrementando la calidad del producto/servicio comercializado
  • Focalizar el máximo de sus recursos en actividades de valor añadido, minimizando lo que no aporta valor a su proceso